¿Qué es el Asperger? Estas son algunas cosas que debes tener en cuenta

asperger

El síndrome de Asperger se ha tomado las redes sociales en los últimos días, en muchos casos por desconocimiento. Esto luego que la joven activista por el cambio climático, Greta Thunberg, hace un tiempo reconociera que tenía Asperger. 

“Eso significa que a veces soy un poco diferente de la norma. Y, dadas las circunstancias correctas, ser diferente es una superpotencia”, sostuvo en ese momento la joven. 

A raíz de esto cada vez que Greta realiza alguna intervención importante se menciona el síndrome, y este lunes no fue la excepción tras su emotivo discurso ante la Asamblea de la ONU. 

Pero, ¿qué es el Asperger?. De acuerdo a un documento elaborado por la residente de Medicina Familiar de la PUC, Alejandra Galdames, “se define como un trastorno neurobiológico caracterizado por la presencia de dificultades en las habilidades sociales y en el uso del lenguaje con fines comunicativos; un comportamiento repetitivo y perseverante; y una limitada gama de intereses”. 

Dentro de su introducción plantea que “el Síndrome de Asperger fue descrito por primera vez en 1944 por el pediatra austriaco Hans Asperger, a partir de la observación de un grupo de niños caracterizados por ser: niños socialmente extraños, ingenuos, desconectados unos de otros; con una buena gramática y vocabulario extenso; un discurso fluido, pero literal y pedante; con una comunicación no verbal empobrecida; interesados por temas específicos; con una inteligencia promedio o superior, pero con dificultad en aprender tareas convencionales; con una pobre coordinación motriz; y falta de “sentido común”. 

Galdames manifiesta que “el Síndrome de Asperger se clasifica dentro de los trastornos generalizados del desarrollo. Los niños afectados se caracterizan por presentar dificultades en sus relaciones sociales, pero con inteligencia normal. Su etiología es desconocida, pero parece haber cierta agregación familiar”. 

Agregando que “existen pocos estudios epidemiológicos, sin embargo se estima que es muchísimo más frecuente que el trastorno autista; que sería más común en niños que en niñas; y que no habría  diferencias por nivel socioeconómico”. 

Jessica Reyes, psiquiatra infanto-juvenil de Clínica Dávila, plantea que “cuando los padres son primerizos, lo más frecuente es que los primeros en darse cuenta de la situación sean el jardín infantil o el colegio. Y es que, si tienen otros hijos previamente, los padres tienen un punto de comparación y tienden a notar diferencias marcadas en las actitudes de sus hijos mayores cuando eran más pequeños”. 

Añadiendo que “cuando son chicos no se nota tanto, pero cuando van creciendo se va haciendo más notorio, se aíslan, no interactúan en los recreos, salen a los recreos y todos los niños juegan normalmente a la pelota mientras él está sentado solo, entonces, ahí viene la dificultad en la comunicación y los intereses restringidos y repetitivos".

Además, explica que "tienen intereses muy particulares, que no son propios de su edad, por ejemplo, hay niños que les gustan los autos y coleccionan autos o se saben todas las marcas, que son cosas que a un niño de seis o siete años no le interesa.  Los niños a esa edad hacen otro tipo de cosas”.