Pacto del terror entre la Fiscalía Nacional y la Iglesia

Siguen los coletazos del polémico acuerdo que firmó el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, con el secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile (Cech), Fernando Ramos.

Un paso hacia atrás. Así se está evaluando la decisión del Ministerio Público de hacer un acuerdo entre la Fiscalía Nacional y la Iglesia católica chilena, para cooperar con las investigaciones de abuso sexual por parte del sacerdocio.

¿Quién es el único que gana? Da la sensación que la Iglesia, pues ellos hacen un acuerdo de cooperar, pero a cambio de algo. Los delitos se cometieron y se debe pagar, sin hacer excepciones. Ese es el espíritu de la justicia.

El ex fiscal nacional Carlos Gajardo, dio su parecer de este acuerdo, y se mostró sorprendido por la determinación que lideró Felipe Abbott, “son actos recurrentes en que el Fiscal Nacional nos ha dado muestras de que no entiende adecuadamente que su principal labor es asegurar la igualdad ante la ley en todas estas investigaciones y que no existían ni personas ni grupos privilegiados”.

Por otro lado, una de las víctimas de Fernando Karadima, James Hamilton, expresó su rabia a través de Twitter, donde señaló “este acuerdo es un gran error ético y legal de la Fiscalía, ya que acuerdan tácitamente algo que justamente es el punto a investigar: el encubrimiento y falta de transparencia. Es una movida del terror, acuerdan que la Iglesia cooperará con lo que se da por sentado que van a actuar bien cuando justamente es eso lo que se debe investigar, que no actúan buen. Eso se llama carta blanca”.

Por su parte, Juan Carlos Cruz quien también fue abusado por Fernando Karadima, comentó que “estos delincuentes del episcopado recurren a todo para evitar ser investigados. Da asco ver al fiscal Abbott firmar un convenio y dejarse engañar por el episcopado. Todos encubridores que están aterrados con ir a la cárcel”.