Ex ministro de Transportes le prestó el “ropero” al Transantiago…. Tiene plena confianza en que todo puede mejorar

Algunos de los contratos terminan el 2018.

En conversación con La Gran Mañana Interactiva de Radio Agricultura el ex ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, se refirió a la situación actual del Transantiago debido a los problemas que presentan los dos operadores que representan más del 40% del total del sistema.

“Es una noticia de resolver si efectivamente es problema de mayor calidad de servicio o de paralización como se amenazó esta semana. La verdad es que efectivamente la situación es muy complicada, pero lo más importante es que a partir del 2018 los contratos terminan y por lo tanto es importante resolver esa contingencia, pero por sobre todo el método para diseñar y hacer las nuevas licitaciones”, comentó.

A juicio de Errázuriz la principal preocupación del ministerio debería ser realizar buenas licitaciones para comenzar un proceso de forma limpia. Por otra parte, sostuvo que en la actual evasión del pago existe una responsabilidad compartida entre las empresas y el Estado.

“Cuando se discute un alza tarifaria tiene sentido (…) y definitivamente el aumento de parque es una causal que afecta a las empresas”, indicó. El ex secretario de Estado aclaró que no es raro que las empresas tengan dificultades, pero considera que el gobierno tiene una responsabilidad bien grande y que no lo ha tomado como se debe.

Por otra parte, dijo que es un defensor del subsidio que se entrega ya que antes el sistema funcionaba muy mal. “Si uno quiere calidad de transporte se necesita apoyarlo con subsidio porque no compite en calidad de servicio con el automóvil privado por lo tanto la gente siempre va a priorizar el privado”, aseveró.

Con respecto a la próxima licitación dijo estar de acuerdo con que se invite a participar a empresas extranjeras y que sean más chicas.

Finalmente, manifestó que el Transantiago tiene arreglo pese a que se deben hacer grandes esfuerzos en infraestructura.