El motivo laboral que llevó a que ordenaran el remate de la concesión de Radio La Clave

El piso mínimo es de 100.000.000.

El Juzgado de Cobranza Laboral y Previsional de Santiago ordenó que el 11 de enero de 2018 a las 12 horas se realice el remate de la concesión de Radio La Clave, 92.9 FM, la cual es propiedad de Miguel Nasur. La decisión fue adoptada por el tribunal el 4 de diciembre tras un juicio laboral que comenzó en 2013.

De acuerdo a la información entregada por La Segunda, la acción fue interpuesta por Verónica de Lourdes Vera, por una deuda que en ese entonces a 16 millones de pesos por indemnización por mes de aviso, años de servicio, recargo legal, feriado y comisiones.

La mujer explica en la demanda que ella fue contratada en 2008 por "Radiodifusora Romance Holding Limitada",  que ha operado para radios Romance, Píntame e Ibiza. Esto con el objetivo de cumplir labores de venta por lo que además de su sueldo base recibía comisiones por distintos ítem.

Según la demanda “las comisiones se pagaban al margen de las liquidaciones mensuales de sueldo, de manera informal y ascendían a un promedio de 450 mil pesos mensuales”. Pero fue el 20 de agosto de 2013 cuando la mujer decidió poner término unilateral al contrato porque la trasladaron – según consigna su defensa- desde el lugar donde prestaba servicios y a la oficina donde llegó el director artístico, Anibal Cuadra, desconoció cualquier tipo de relación laboral con ella por lo que no le otorgó las labores de venta, con lo que su sueldo se vio reducido al base.

El 18 de noviembre de 2013 ganó la demanda que según uno de los patrocinantes “se tramitó en rebeldía de la tramitada, ya que no compareció. En esa época la Radiodifusora Romance Holding era representada por Rubén Bassay Roberts, socio de Nasur, quien se fue de la radio”.

Tras esto el caso fue tomado por el Tribunal de Cobranza Laboral, quien ordenó el embargo de la señal 92.9 FM el 2 de noviembre de 2015. Pese a que el primer aviso de remate salió en enero de este año, el proceso se frenó debido a un acuerdo de la defensa de la mujer, el que consistía en pagar los más de 64 millones de pesos en tres cuotas.

De este monto solamente se cancelaron dos cuotas, por lo que la deuda actualmente asciende a 36 millones más cotizaciones pendientes.