Michelle Bachelet rechazó la represión al pueblo de Sudán

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenó enérgicamente la represión que se ha llevado a cabo en contra de los manifestantes que acampaban en Jartum, Sudán.

Michelle Bachelet expresó a través de un comunicado que "condeno totalmente el uso excesivo de la fuerza en los campamentos de protesta".

Además, añadió que las manifestaciones pacíficas organizadas en Sudán en los últimos meses "han sido una inspiración".

"El uso excesivo de la fuerza debe ser investigado de forma independiente y sus responsables han de ser llevados ante la justicia", afirmó la alta comisionada.

La ex Presidenta Bachelet afirmó que los incidentes constituyen "un paso atrás" y subrayó que "las violaciones a los derechos humanos que han marcado la historia de Sudán, y han desatado las protestas de los últimos meses, no deben continuar"

"Urjo a las fuerzas de seguridad a terminar con este tipo de ataques y garantizar el acceso seguro y sin limitaciones al cuidado médico para todos", añadió Bachelet, que pidió a las autoridades que trabajen en la transición hacia un gobierno de civiles.

Los manifestantes llevaban acampados a las puertas de la sede del Ejército desde principios de abril, primero para pedir la dimisión del dictador Omar al Bashir y, después de su derrocamiento, para exigir a los generales que entreguen el poder a un Gobierno civil.