La ultraderecha preocupa a Alemania

El ministro del interior germano, Horst Seehofer, presentó el último informe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), exponiendo la atención que las autoridades tienen sobre el aumento de la extrema derecha.

El texto expone que en 2018 vivían unos 24.100 ultraderechistas y que 12.700 están dispuestos a emplear la violencia.

El secretario de estado aseguró que tienen "alta afinidad con las armas" y es "extremadamente preocupante".

Seehofer expuso que "el extremismo de derecha es altamente peligroso", que el gobierno estudia las medidas que aplicará para reducir esa violencia y que no se descarta que estas personas pierdan derechos fundamentales.

El documento se presenta en plena crisis por el asesinato del político Walter Lübcke.

El neonazi Stephan Ernst admitió haber matado a Lübcke porque defendía la llegada de refugiados.

La fiscalía informó de la detención de dos alemanes más por este crimen. El ministro admitió que "no se puede prometer una seguridad absoluta, pero tenemos que hacer lo que es humanamente posible.

Esto incluiría un mejor equipamiento policial, pero también la comprobación de qué organizaciones podrían ser prohibidas".

El informe asegura que para los ultraderechistas "entre sus enemigos se encuentran los extranjeros, especialmente los solicitantes de asilo y los musulmanes, pero también los políticos".

Seehofer añadió que están "examinando seriamente" la aplicación del artículo 18 de la constitución, que implica la pérdida de derechos fundamentales. La canciller Angela Merkel dijo que esa opción sólo puede ser el "último recurso".