Seguir haciendo ejercicios a pesar del verano

Durante intensas jornadas de ejercicio nuestro cuerpo realiza ciertos ajustes para poder soportar el calor producto de la actividad física en condiciones normales, pero en medio de altas temperaturas es necesario tomar previsiones.

Realizar algún deporte o actividad de entrenamiento en medio de altas temperaturas aumenta considerablemente la sudoración y la irrigación de la sangre en nuestro cuerpo, dos mecanismos que producen una regulación térmica de nuestros diferentes sistemas.

La eliminación de nuestro calor corporal, permite que nuestro cuerpo no se fatigue, sin embargo durante la temporada de verano es importante tomar algunas previsiones  para darle una ayuda extra a nuestro cuerpo, como la de realizar actividades a primeras horas de la mañana o al finalizar la tarde para evitar horas con mucho sol y  que el ambiente se encuentra más fresco.

Entre otras recomendaciones formuladas por especialistas se cuentan el uso de bloqueadores solares adecuados que minimicen el impacto del sol sobre la piel y ser cuidadosos con la hidratación antes y durante de la jornadas de ejercicios.

Las altas temperaturas durante la actividad física hacen que nuestro cuerpo disminuya el flujo de sangre en los músculos para redirigirlo a la piel y ayudar en su enfriamiento y i en condiciones extremas no contribuimos con este proceso, sometemos a nuestro cuerpo a situaciones de estrés que pueden traer consecuencias como calambres, desmayos o agotamiento.

Video Destacado