La historia de la profesora que pide retirar su plata de la AFP

Dentro del análisis que realiza por la situación que vive, la profesora no se imagina como viven otros jubilados que no cuentan con una familia que los apoye.

Este lunes el Tribunal Constitucional acogió a trámite el requerimiento presentado por el caso de una profesora que busca retirar sus ahorros de la AFP para de esta manera pagar su dividendo, ya que actualmente con la pensión que recibe no le alcanza.

María Angélica Ojeda, recibe una pensión de 185 mil pesos, luego de tener un sueldo en su vida laboral superior al millón de pesos. Sin embargo, debe pagar un dividendo superior los 200 mil pesos.

La profesora durante toda su vida laboral solamente tiene una laguna de dos años, por lo que esperaba que su pensión fuera cercana a los 400 mil pesos.

En entrevista con Interferencia.cl, Ojeda sostuvo que cuando se enteró del monto que recibiría como jubilación "me dio ataque de llanto en la calle, era para llorar. El primer monto que vi era de 362 mil, o algo así, pero cuando vi bien la colilla de pago, era mucho menos, pues me habían pagado dos meses, es decir, que por mes era mucho menos. No podía ser. Es tan duro darte cuenta de esa realidad”.

El 17 de septiembre la Corte de Apelaciones de Antofagasta acogió los argumentos del recurso de protección presentado por una abogado, en representación de la profesora. La Corte solicitó que el TC se pronuncie debido a que uno de los argumentos del recursos es que los fondos eran de propiedad de la profesora por lo que quería retirarlos de CUPRUM.

"Yo vivo con ayuda de mi familia y además soy viuda, por lo que tengo una pequeña pensión, que son 65 mil pesos, pero es una ayuda", comentó.

Agregando que "nosotros los pensionados no podemos vivir con la jubilación. Nos obligan a seguir trabajando, y uno ya no está con la misma energía ni con el mismo entusiasmo. Yo creo que uno se debiera pensionar para disfrutar, para hacer lo que no pudiste hacer antes, cuando trabajabas".

Por otra parte, indicó que cuando fue a recibir su jubilación "pensé que tenía que desocupar mi casa, sacar mis cosas y arrendarla, porque no me iba alcanzar, y mi hija me dijo que no, que era mi casa, que no podía irme. Y ella empezó a ayudarme económicamente".

Además, añadió "Pero yo pienso en las personas que no tienen hijos o con hijos que no pueden ayudar a sus padres, no sé cómo lo hacen, no me imagino cómo viven los otros jubilados".

Finalmente, manifestó que "el Tribunal va a tener que decidir esto. Y nosotros estamos hiriendo el corazón mismo del capital en Chile. Si hasta han reaccionado el ministro Nicolás Monckeberg, el ministro Felipe Larraín. Ellos dicen que vamos a quebrar las AFP. Eso no lo hubiese imaginado".