El ejemplar castigo que deberá cumplir el Fisco con víctimas de tortura


La indemnización será por 80 millones por las torturas físicas y psicológicas que sufrió el detenido

El Noveno Juzgado Civil de Santiago condenó al fisco a pagar una indemnización de ochenta millones de pesos a Carlos Enrique Vargas González, quien según la justicia en 1973 en la cárcel de Rancagua, fue sometido a torturas físicas y psicológicas, tras ser detenido ilegalmente en la localidad de Lo Miranda.

En la resolución, la magistrada Lidia Poza Matus estableció la responsabilidad del Estado en hechos constitutivos de crímenes de lesa humanidad del que fue víctima Vargas González entre octubre y noviembre de 1973.

"Fue sometido a crueles torturas físicas y psicológicas durante más de un mes, las que le causaron gran daño, con secuelas en su desarrollo personal, emocional y laboral, lo que ha sido reconocido por el propio Estado como violaciones a los derechos humanos", indica la resolución judicial.

En el fallo, además se puso énfasis en que son delitos imprescriptibles penal y civilmente, por cuanto las acciones de reparación integral no han prescrito.