Mario Salas repite caballo mientras que Alfredo Arias vuelve a experimentar

Una previa al más puro estilo de Superclásico. Declaraciones por aquí, declaraciones por allá. Pero lo cierto, es lo que ocurrirá dentro del terreno de juego. Dos estilos diferentes. Dos realidades opuestas.

En Colo Colo se sienten con la confianza y las competencias para hacer un buen partido mañana en el estadio Nacional, en una nueva versión del Superclásico del fútbol chileno. Vienen arriba en la tabla, escolatando al puntero Universidad Católica. Dieron vuelta partidos complejos y terminaron llevándose los tres puntos, al sello Mario Salas.

Luego de la victoria con Palestino, el Comandante repetirá formación. El esquema táctico no lo modifica. Simple y claro: 4-2-3-1. En el arco Bryan Cortés; atrás Óscar Opazo, Matías Zaldivia, Juan Manuel Insaurralde y Cristián Gutiérrez; Esteban Pavez y Gabriel Suazo en contención; Jorge Valdivia como enganche; Gabriel Costa como extremo por derecha, Pablo Mouche por izquierda, y Esteban Paredes de centrodelantero.

En la otra vereda vienen mareados. No ganan, van últimos, quiebres en el camarín, golpe de timón por parte del cuerpo técnico y declaraciones cruzadas. Además, la palabra descenso toma cada vez mayor peso en La U.

Dado los malos resultados, Alfredo Arias buscará nueva táctica con nuevos hombres. Un 4-3-1-3 y Johnny Herrera para afuera. Los azules saldrán con Fernando De Paul en portería: Matías Rodríguez, Lucas Aveldaño, Rodrigo Echeverría y Jean Beausejour en última línea; Gonzalo Espinoza y Rafael Caroca en medio campo; Nicolás Oroz de 10; Sebastián Ubilla, Ángelo Henríquez y Leandro Benegas en ataque.