Mamá de Esteban Paredes increpó a hincha azul que insultó al ídolo albo

¡Ay, vamos, vamos, vamos!... ¡Puta madre!”, esbozó Marianela Quintanilla cuando Esteban Paredes controló el balón cerca de la media luna, y remató al arco de Fernando De Paul con su pierna izquierda. El disparo fue tibio y con poca potencia.

Esteban Paredes se toma el aductor izquierdo, mira hacia la banca y con sus dos manos gesticula que necesita cambio. La infiltración que le hizo el cuerpo médico antes de saltar a la cancha no fue suficiente para la entesitis que sufre.

Mario Salas llama a Javier Parraguez. Primer cambio obligado a los 32 minutos del primer tiempo. Esteban camina hacia el costado de la cancha hacia donde está el cuarto árbitro con el tablero. Su mirada es hacia abajo. No expresa palabras cuando el kinesiólogo Wilson Ferrada y el doctor Jorge Cheyre le toman el hombro y lo acompañan en la caminata hacia la banca. Solo se miran. Los tres sabían lo que estaba sucediendo. Los tres supieron que el plan no funcionó.

Mientras daba sus pasos con lamento y pena, el público azul enloqueció para insultarlo. Muchas veces los ha hecho sufrir con sus goles, y este era el momento para descargarse, en una expresión natural de un hincha con rabia.

“Ahí tení, cagón y la conchadesumadre”, gritó un hincha que llevaba puesta la camiseta de Universidad de Chile. Marianela Quintanilla se paró de su asiento, pasó por encima de los otros, a punto de caerse, y bajó hacia donde estaba el hincha, con la indignación instintiva de una madre que ve cómo tratan a su hijo.

Sin diplomacia alguna, empujó al hincha azul y lo increpó “¡Qué te hay imaginao de tratar así a mi hijo weon, qué te creí! ¡Ah!?”. Lo miró fijamente y no se volvieron a comunicar. Marianela subió y volvió a su posición junto a sus familiares.