Borghi y la guerra en el Monumental: "No todo el que dice Colo Colo, Colo Colo, es tan colocolino como debería serlo"

El Bichi analiza el conflicto entre el plantel del Cacique y la directiva de Blanco y Negro.

Claudio Borghi analizó el duro momento que vive la institución en el programa Todos Somos Técnicos de CDF: "Es muy complejo. Hoy explotó una bomba tremenda en Colo Colo y a mí me cuesta ponerme en los zapatos de (Aníbal) Mosa. A mí lo que me sorprende del presidente es el paso del amor al odio en solo instantes".

"Perdón si me equivoco en el nombre de los entrenadores, pero había un amor incondicional con (Pablo)Guede, ese amor terminó rápido y dijo que lo decepcionó. Después viene (Héctor) Tapia, que también había una confianza y eso también se perdió. Viene (Mario) Salas, había un amor incondicional que también se rompió", añadió.

"Con Valdivia pasó exactamente lo mismo, era el Mago Valdivia y un día el jugador dice que por un chat se enteró que se iba del club. La salida del Pajarito Valdés. Lo que ocurre hoy, él propone algunos tratos de amistad con los jugadores".

Además analizó el rol de Mosa: "Su gran problema es que el se siente uno más del plantel de fútbol, tiene todo el derecho , pero también tiene que tener la capacidad de entender al jugador de fútbol cuando este no entra en razones. Quizás la palabra que más me llamó la atención hoy fue que los jugadores le dieron la espalda al club". 

 "Hablando con un jugador a la tarde sobre el tema me decía. '¿Sabes qué pasa Bichi? nosotros cuando cumplimos nuestro trabajo y lo hacemos bien, evidentemente nos pagan, cuando nos tenemos que ir nos echan fácil, y cuando el club tiene ventas de jugadores por millones de dólares, no es que vienen y te dan un bono en beneficio de la venta, le pertenece al club'".

Borghi se refirió a la postura del plantel: "Entonces algunos clubes afrontaran la posibilidad con sus propios recursos. Los jugadores tienen razón por un lado, en decir 'perfecto me descuentas, pero cuando empieces a ganar me lo devuelves', creo que esta negociación se llevó muy mal, porque hace unos días sabemos de forma interna que las cosas no estaban de buen gusto".

"Este quiebre no solamente entre la dirigencia, sino de los jugadores con los hinchas, es muy peligroso. Me acuerdo de un pasaje de la biblia. Jesús decía 'No todo aquel que dice Jesús Jesús entrará al reino de los cielos'. Me parece lo mismo en Colo Colo, no todo el que dice Colo Colo, Colo Colo, es tan colocolino como debería serlo. Espero se solucione todo o va a llegar la sangre al rio como dijo el presidente y el perjudicado va a ser el club", sentenció.