Cuida tu vida y la de quienes te rodean mientras manejas con el SOAP

Con el SOAP puedes disfrutar conducir tu vehículo del modo más seguro y protegido a la vez, puesto que es el Seguro Obligatorio de Accidentes Personales. Es un requisito exigido por la Ley N° 18.490, el cual establece que si eres propietario de un medio de transporte motor debes presentarlo antes las autoridades para tu resguardo y el de los demás afectados.

El SOAP responde de ese modo a lo exigido por la norma avalada por el Congreso Nacional de Chile y el Ministerio de Hacienda de este país. Sin ese permiso hay serias dudas de que conduzcas muy lejos de tu hogar, ya que al tener un carácter obligatorio lo tienes que tener siempre contigo.

Es un documento que cubre los gastos ocasionados en cualquier tipo de accidente que ocurra en cualquier parte de la vía pública de Chile. No solamente se encarga de bregar por los gastos médicos que debe realizar la persona que conduce el móvil sino también responde por los otros posibles afectados por el siniestro.

¿Qué tipo de vehículos cubre el SOAP?

El seguro debe ser obtenido en el caso de que tengas a tu nombre un automóvil, carro, camioneta o jeep. Incluso, debes poseerlo si eres propietario de un furgón, station wagon o tienes una motocicleta.

Lo cierto es que sin importar el tipo de vehículo que tengas en el garage de tu vivienda, tiene que tener el SOAP, documento que tienes que renovar cada un tiempo establecido por la ley. El permiso debe encontrarse acompañado en todo momento la habilitación de circulación del medio motorizado.

Conoce los beneficios del SOAP

Lo cierto es que al tener el Seguro Obligatorio de Accidentes Personales te reservas de abonar por los fuertes lesiones padecidos relacionados a daños físicos ocurridos durante un accidente de vial y de las personas a las que le afecte.

De acuerdo a la norma legal, este papel esencial debe ser solicitado cuando adquieres la aprobación para utilizar el automóvil. El SOAP aparece habilitado desde el 1 de abril de 2019 hasta el tiempo máximo que llega hasta el 31 de marzo de 2020.

¿Qué casos de accidentes cubre el SOAP?

El Seguro Obligatorio de Accidentes Personales responde por los casos de siniestros viales en los que ocurra la muerte del individuo protegido. Es decir, quienes resulten herederos del afectado en accidentes trágicos reciben una indemnización monetaria por la pérdida de la persona que fallece.  

En esa línea, según como lo establece la reglamentación del SOAP, la compañía debe brindar una suma de 300 UF por persona. Significa que si el asegurado sufre una desgracia de tránsito, el dinero lo recibe el cónyuge que sobrevive a la tragedia vial, de no ser así esa suma es otorgada a los hijos menores y mayores de edad.

Si bien estas personas tiene prioridad para recibir la indemnización monetaria por parte del afectado, si no figuran presentes, existen otros beneficiarios directos. Ellos son la progenitora de los hijos de filiación que no contraiga matrimonio con la víctima y, como último recurso ese monto es adquirido por la persona que puede evidenciar que es el heredero más próximo.

¿Hasta cuándo puede reclamarse una indemnización del SOAP?

Según lo que impone el reglamento del seguro, el tiempo de reclamo del beneficio económico por un accidente de tránsito son:

  • Un año, a partir del momento que ocurre el siniestro vial. El lapso de solicitud también puede empezar a circular desde el instante en que se produce la muerte del individuo resguardo legalmente.
  • El requisito establecido por el SOAP es que esa defunción sea producto de un siniestro ocurrido dentro de los 12 meses siguientes a la fecha del percance vial, de acuerdo a los hechos.
  • Otro aspecto es si el asegurado padece una incapacidad permanente. Significa que el tiempo avanza a partir de la emisión del acta médica, que no podrá ser usado después de dos años de sucedida el siniestro.
  • El SOAP añade que la empresa que brinda la protección en la vía pública chilena está obligada a abonar los gastos en un tiempo de 10 días, que se contabilizan a partir de que se dan cuenta de los antecedentes.