PSG – Madrid: Messi vuelve a la cancha de su eterno rival

Ambos equipos se encuentran en una excelente forma, pero las individualidades pueden decidir el resultado.

Tras un accidentado sorteo que se tuvo que repetir según la UEFA por “un problema técnico con el software de un proveedor de servicios externo”, se produjeron los distintos emparejamientos para la siguiente fase: los octavos de la Champions. Entre los resultados, se encuentran algunos encuentros muy interesantes, pero tal vez el más parejo, junto al que se celebrará entre Atlético Madrid y Manchester United, sea el de PSG contra Real Madrid.

No solo se trata de la calidad indiscutible de ambos equipos, grandes candidatos a hacerse con el título, sino también por algunas situaciones que no están carentes de cierta expectación, como la vuelta de una de las grandes estrellas históricas madridistas, como es Sergio Ramos, esta vez en un equipo rival. Y por supuesto, tenemos el regreso al Bernabéu de Leo Messi, que militó en el eterno rival de los “merengues”, el FC Barcelona, donde les provocó más de una pesadilla a los Blancos. El argentino, además, parece que ya se está adaptando mejor al equipo parisino, y viene de conseguir recientemente una importante gesta: la consecución de la Copa América con su selección, por lo que su estado anímico cotiza al alza.

El emparejamiento parece que ha creado cierto recelo en ambos bandos: ninguno de los dos quería un rival tan difícil en esta fase de la eliminatoria, por lo que muchos ven en este duelo prácticamente una final anticipada, sin querer faltar al respeto a otros grandes equipos. Cada uno hace sus cábalas respecto de las posibilidades, pero una buena forma de analizar la situación es revisar el apartado de las apuestas de futbol de portales especializados en la materia, como Betano, que, a mediados de diciembre, ofrecen una cuota de 2.10 a la victoria del PSG, frente a 3.50 para la del Madrid, es decir, el favorito según Betano para el primer partido en febrero es el equipo francés. En sus respectivas ligas, ambos equipos despiertan el optimismo de los aficionados: el PSG copa las previsiones más positivas desde que inició su temporada; y el Madrid ha recuperado la ilusión con sus últimos resultados y el liderato, tras derrotar al Atlético y colocarse primero; a la postre, con gran diferencia con su némesis habitual: un Barça en horas bajas.

El entrenador de los galos, Mauricio Pochettino, un gran conocedor de la Liga española, advirtió en declaraciones recientes de las dificultades de enfrentarse a una escuadra como la madridista, un equipo “con un gran entrenador y con grandes jugadores” y que definió como “habituado a ganar la Champions League y que tiene mucha historia y bastante experiencia”. Sin embargo, también subrayó que se debe confiar en las capacidades propias, y que sus jugadores cuentan con toda su confianza para poder pasar esta fase y alzarse con el premio final.

A fin de cuentas, el proyecto millonario de Al-Khelaïfi, el presidente del PSG, siempre ha estado relacionado con conseguir la Champions League, uno de los trofeos con más prestigio a nivel mundial. Y de ahí tanto las costosas incorporaciones de Leo Messi, Ramos o Neymar Jr., como el deseo de retener a Mbappé. Por lo pronto, los parisinos están arrollando en la liga
francesa
, con una sola derrota hasta ahora y un liderazgo indiscutible. Pero para que este proyecto del catarí sea tomado en serio, se requiere un título de mayor entidad.

Leo Messi puede cumplir un papel vital en las aspiraciones del PSG. “La pulga” no deja de acumular distinciones individuales, la última, el Balón de Oro, con el cual finalmente superó a su eterno rival Cristiano Ronaldo. Y tampoco se puede ignorar que Messi conoce muy bien al equipo de la capital española, dados los incontables encuentros que ha disputado contra ellos cuando militaba en las filas del FC Barcelona. También es cierto que, pese al cansancio acumulado de Benzema, su juego sigue siendo desequilibrante, y que Vinícius Júnior empieza a convertirse, gracias a su evolución, en un nuevo ídolo para los madridistas. Todo ello está creando los ingredientes idóneos para un choque de trenes en toda regla. Habrá que esperar al 15 de febrero y 9 de marzo para ver cuál de estos dos gigantes del fútbol internacional pasa a los cuartos de final y puede mantener vivo su sueño de la copa.