La reestructuración con la que Santiago Wanderers busca aferrarse a la primera División

En una inédita racha de derrotas, el Santiago Wanderers ha quedado colista en la tabla de clasificaciones. Con ambos pies empapados en el descenso, el equipo y su directiva apuntan alto mientras trabajan desde los cimientos del club para mantenerse en la categoría de oro.

Ante la caída solo queda levantarse

Ningún equipo es ajeno a una caída en picada de sus rendimientos. Una situación, de la que clubes lideres en las apuestas deportivas en línea, como el PSG, el Real Madrid, y el eterno Colo-Colo, han tenido que enfrentar en el pasado antes de ser los más seguidos en las retransmisiones en vivo por los fanáticos en sus celulares. Una instancia que evidentemente preocupa a jugadores, técnicos e hinchas comprometidos con el club, pero que revela la necesidad de cambios en positivo.

Si bien el equipo caturro ha tenido varios descensos en su haber, algunos más estrepitosos que otros, levantar cabeza para salir del abismo, es uno de los talentos de este superviviente. Tras la vuelta a la directiva de su mayor mecenas, el empresario autobusero Rafael Sánchez, adquiriendo el 60% de la institución, las esperanzas de ver al equipo fuera del fondo de la clasificación han vuelto a todos los wanderinos.

Muchos recordarán que fue bajo su dirección que el Wanderers consigue en 2001 uno de sus mayores hitos históricos, ser campeones de futbol chileno. Logro alcanzado tras incorporar a nuevos elementos como mediocampista Arturo Sanhueza y el delantero uruguayo Silvio Fernández, así como los colombianos Manuel Valencia y Francisco Cassiani, que junto al DT Jorge Garces logran ser punteros nuevamente tras 25 años de sequía. Una fórmula que esperan repetir para lograr una misión para muchos, imposible.

Llegan los apoyos

Tras las bajas de Maicol Cabrera, Marco Medel y Francisco Alarcón, por no estar alineados con el proyecto y por desavenencias con Emiliano Astorga DT del equipo, nuevos refuerzos provenientes de extranjero se suman al ADN del equipo. El uruguayo y lateral derecho Facundo Kidd, con sus 22 años ha tenido importantes participaciones en el primer equipo del Plaza Colonia, suficientes hacer del Santiago Wanderers su primera experiencia internacional. Su paisano el volante de 27 años Joaquín Pereyra, fichará por un año aportándonos toda su experiencia en el Liverpool FC, Miramar y el Sub América. Finalmente, Damián arce con 30 años también reforzará el medio campo en donde veremos el fruto de su amplia trayectoria en Argentina, iniciada en el Boca Juniors llegando a formar parte de clubes como el Almagro, Deportivo Riestra, Quilmes e Instituto Córdoba.

Así mismo, el incentivo más publicitado de todos son los 240 millones que se le otorgarán al plantel si cumplen el objetivo de retener la categoría. Un incentivo harto atractivo, pero que requerirá el compromiso de todos. A pesar de tan adversas circunstancias, el objetivo no es del todo inalcanzable, pues de lograr clasificar a la liguilla y triunfar, podrán sortear el descenso, un paso clave hacia una restructuración que podría llevar al equipo de nuevo a la cima.