Volkswagen fue demandado otra vez

Volkswagen fue demandado nuevamente

Esta vez, fue en Estados Unidos por vender autos que no podían circular legalmente como certificados de segunda mano. ¿Usted no aprende, verdad?

En diciembre de 2018, Volkswagen vendió alrededor de 6.700 vehículos de prueba en EEUU y Europa que debieron haber sido desechados porque se trataban de modelos de pre-producción. Es decir, no estaban autorizados para circular por las calles, pero igualmente se vendieron como autos de segunda mano certificados por Carfax.

Según el New York Times, una acción de clases fue presentada en la Corte Federal. En ella, se acusa formalmente a Volkswagen y a la división de lujo de Audi. ¿Por qué? Por defraudar y poner en peligro a sus consumidores al pasar los vehículos de prueba no legales para circular como certificados de segunda mano.

Acorde a la demanda, "Volkswagen tergiversó la certificación, el uso anterior y el kilometraje de estos vehículos. Esto para inducir la venta fraudulenta de estos autos cuando, de hecho, Volkswagen sabía que violaban los estándares de seguridad federales. Por esto, no se podían vender legalmente en EEUU."

Pero esto no termina aquí, ya que todo empeora para Volkswagen. Al parecer, el fabricante alemán trató de ocultar lo anterior "al proporcionar una fuente de datos secreta a Carfax, que manipuló cómo y cuándo aparecería el kilometraje en los informes del historial de vehículos de Carfax." Eso se llama fraude federal de odómetro.

¿Y qué dijo Volkswagen? Básicamente, que la demanda está llena de hechos falsos. Además, que emitieron un retiro voluntario en 2018 de una pequeña cantidad de vehículos de producción temprana vendidos en EEUU. Éste no se hizo por algún defecto, sino que debido a que descubrimos que la documentación sobre posibles modificaciones durante el período de uso interno podía estar incompleta."