KTM presentó su nuevo X-Bow GTX, un juguete para la pista

KTM X-Bow GTX

KTM es una marca reconocidísima en la industria de las motos. Sin embargo, a partir del año 2008 se aventuró en el mundo automotriz y fabricó el X-Bow. Ahora, presentó la versión más radical, denominada X-Bow GTX.

Diseñado para la pista, el GTX está construido en el mismo monocasco de fibra de carbono que su hermano menor, pero se incrementó el uso de dicha fibra. Así, se disminuyó el peso a 1.048 kilos. En combinación con el motor turbo de 5 cilindros y 2.5 litros del Audi RS3 que genera 530 CV y 650 Nm de torque, el nuevo modelo tiene una tiene una impresionante relación peso-potencia de 1,97 kilos por caballo de fuerza. Desgraciadamente, KTM no dio detalles sobre tiempos de vuelta o aceleración.

¿Cómo extrajeron tanta potencia del motor Audi? Modificando las válvulas de inyección, la válvula de descarga, el sistema de admisión, el sistema de escape y el software de la ECU.

Llama la atención el diseño "Jetfighter Canopy" tomado del KTM X-Bow GT4 y modificado para el GTX. El dosel de una pieza de plexiglass se reemplaza por un marco de carbono con un parabrisas insertado y puertas de vidrio que se abren por separado en ambos lados. Sin embargo, la parte superior de la cabina se puede abrir completamente para entrar y salir.

Lógicamente, el interior está pensado para las carreras. Así, el conductor se sienta en un asiento de carreras Recaro hecho de carbono-kevlar y se encuentra protegido por una jaula antivuelco homologada GT y un arnés de carreras de seis puntos. Para que este juguete de pista sea más fácil de domesticar, KTM también ha equipado un nuevo volante ajustable con dirección asistida eléctrica que reemplaza la dirección asistida hidráulica utilizada anteriormente en el KTM X-Bow GT4.

Quien se quiera hacer con uno deberá desembolsar 230.000 euros, aproximadamente $215,7 millones o 28 Toyotas Yaris.

¡Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales! (Haz click en el nombre)