El Bugatti sedán fue desechado al último minuto por ser demasiado feo

Bugatti Galibier

Bugatti estuvo a punto de vender el un sedán por primera vez en su historia, pero gracias a su fealdad fue desechado a último minuto.


Hace 10 años, después de que Bugatti impactara a todos con el Veyron, el auto más rápido del mundo, comenzó a desarrollar un sedán. Es más, casi fue producido.

En conversación con Hagerty, Achim Anscheidt, jefe de diseño de Bugatti, señaló que el Bugatti Galibier estuvo a una reunión de recibir luz verde. "La desafortunada demanda de un súper Rolls-Royce Phantom con aún más lujo y mayor comodidad en un paquete que pudiera tomar una curva a máxima velocidad y navegar a 400 km/h estaba destinado a fallar. El enfoque original del auto de exhibición de hacer un sedán deportivo y elegantemente diseñado se perdió en el mosaico de demandas de hojas de Excel demasiado ambiciosas y conflictivas.

Mirado desde el costado, el auto se veía como un dachshund - NdR: como un perro salchica -. Desde la parte trasera, parecía un sombrero hongo con ruedas.".

El Galibier fue sepultado el 10 de mayo de 2012. Ese día, un poderoso e influyente ejecutivo de Volkswagen visitó Bugatti. Comparando las proporciones pulcras y elegantes del concepto del 2009 con la monstruosidad en la que se había convertido, rechinó los dientes. El Galibier murió en ese instante y a Bugatti le costó un año y medio de valioso tiempo de desarrollo.

¡Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales! (Haz click en el nombre)